Finca Exótica Ecolodge, más que un hotel un estilo de vida

He vivido en Costa Rica la mayor parte de mi vida, pero fue hasta este año, el verano pasado, cuando visité Finca Exótica y fue una experiencia inolvidable, la forma en que viven en Corcovado realmente me llenó de admiración y respeto por la naturaleza. Este alojamiento ecológico se encuentra en una región muy remota del país, rodeada por una gran selva boscosa.

Mantener un ecolodge en un lugar como este es un desafío, debe comprometerse con un estilo de vida sostenible: una forma de vida en equilibrio con la naturaleza, ya que el hotel está inmerso en él. Aquí te cuento algunos detalles que hacen de este hotel único y especial.

Instalaciones sostenibles

Un estilo de vida sostenible significa construcción o arquitectura sostenible. Todo el complejo de Finca Exótica está diseñado para intervenir lo menos posible con la jungla, por eso no encontrará corredores de concreto o grandes edificios. Las construcciones de Finca Exótica son principalmente de bambú o madera de árboles caídos en la zona, todo está conectado por senderos y duermes en tiendas de campaña (glamping) o en habitaciones abiertas a la brisa nocturna (sin paredes). El límite entre la naturaleza y la habitación es muy tenue.

¿Difícil de imaginar? Este video te mostrará un poco de las habitaciones donde podrías quedarte.

La energía eléctrica es producida mediante fuentes renovables y se procura usar lo menos posible. Cuando visité el hotel no tuve televisión, ni calentador de agua, ni aire acondicionado, a cambio tenía la brisa de la naturaleza, agua refrescante, juegos de mesa y amigos para conversar.

También se apagan las luces eléctricas un poco después de la cena, dándole paso a la oscuridad de la noche y el brillo de la luna. Aquí la luz solar marca el ritmo del día y esto causa que el entorno sea el protagonista.

Aunque la mayoría del tiempo pasará atento al vibrante bosque que lo rodea, las instalaciones del Ecolodge son realmente hermosas. La Casa Grande, el área social del hotel, es una amplia terraza con vista al mar y hamacas donde pasé la tarde leyendo un libro. También tiene una cocina abierta totalmente equipada, donde pude conocer a los cocineros, y un gran comedor donde compartimos las comidas con todos los huéspedes del hotel. ¡De esta forma conocí gente fascinante de alrededor de todo el mundo!

Las instalaciones también incluyen un gran deck de madera donde practicamos yoga con una increíble vista al mar. Este lugar es idóneo para meditar y sentir la intensa conexión que Finca Exótica permite con la Naturaleza

Alimentación local saludable

Un estilo de vida sostenible se trata de mantener una alimentación sana. De la cocina de Finca Exótica salen deliciosos platillos que se producen mayormente con ingredientes locales y se come todos juntos, en una sola gran mesa, para compartir la experiencia con el personal del hotel y los otros huéspedes. Esta es una grandiosa forma para conectarse y conocer gente nueva.

Los cocineros son expertos y nos dieron de probar los frutos exóticos de la selva tropical como el jackfruit, el mangostán, los marañones y la fruta de pan, también comimos pescado fresco de los pescadores de la zona y carnes de fincas cercanas.

El menú se puede adaptar sus necesidades alimenticias, ya sea vegano, vegetariano, omnívoro o tenga alergias específicas. De igual forma siempre disfrutará de un platillo saludable, balanceado y hecho con ingredientes frescos y especialmente con mucha dedicación. Justo lo que el cuerpo necesita para sentirse saludable y explorar la selva cercana.

Vida sana y en armonía con la Naturaleza

Aunque es un hotel, realmente no lo parece. La forma en que se vive aquí se inspira en el balance de la Naturaleza y de todas las lecciones que nos enseña la selva tropical. Los anfitriones lo reciben a uno de forma relajada y lo hacen sentir bienvenido. Nos abren la puerta a un lugar pacífico, ideal para inspirarse y conectar con otras personas.

Más que empleados, quienes trabajan en Finca Exótica han elegido vivir así y aman profundamente lo que hacen, es fácil contagiarse de su entusiasmo. Parte de la rutina diaria que se vive en el hotel incluye la meditación, el yoga, las caminatas por los senderos de la finca, los masajes, la lectura y los atardeceres.

Al vivir de esta manera, el ritmo de la Naturaleza es energizante y limpia todo pesar que tengas. Finca Exotica Ecolodge es un gran ejemplo de estilo de vida sostenible y un lugar para reunirse nuevamente con uno mismo.

 

*Melissa Jimenez es graduada en periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.  Escritora de artículos sobre naturaleza, yoga, cine y temas relacionados. Blog: https://melissajimenezcr.wordpress.com/